Flamenco en Málaga
  Administrador

3 Entrevistas


« VOLVER AL INDICE

Solera Chica
¿Te gusta parecerte a algún otro humano que no sean ellos?
-Realmente no ¿o si? Hombre, la cuenta corriente de Bill Gate no me vendría mal jeje. Emocionalmente soy yo.

¿Desde cuando te sentiste flamenca?
-Desde que me enamore de un bailaor de Jerez, que me emborrachó de su arte y de su magia e hizo, inconscientemente, que me adentrara más aún en ese maravilloso mundo. Porque sabes que lo he mamao desde la cuna, pero fue amarlo a él lo que hizo que amara más el flamenco.

¿Qué es para ti el flamenco o qué entiendes por flamenco?
-Para mi el flamenco es ese pequeño gran suspiro que hay dentro de mi alma y me levanta cada día, llena mi sangre y mis venas de energía. Y yo de flamenco no entiendo aún, aunque no puedo vivir sin el. Me siento vacía cuando no bailo o no pienso en él. Llena mi vida.

¿Cuál es el nombre de aquel amor?
-Fue mágico. Siempre ha sido mi inspiración. Su nombre queda en mí.

Cuando bailas ¿qué sientes?
-Cuando bailo me duele.

¿Pero es un dolor placentero?
-Es algo que yo no consigo explicar con palabras, no podría aunque quisiera.

Dicen que las dos soledades más profundas son las del escritor y la del suicida. ¿Y la bailaora, se siente sola?
- Yo me siento muy sola siempre. Sí, por supuesto, pero éste es un dolor que me sale del alma, de lo profundo que hay en mí, son mis penas, mis alegrías, mi soledad y mi melancolía.

¿Cómo podrías definir tu dolor?Solera Chica
-El dolor lo definiría con una sola palabra: vida.

¿Cuándo bailaste por primera vez en público y qué sentiste?:
-Recuerdo que tenía 18 años cuando empecé, bastante tarde. Me quise morir porque era muy tímida y además bailé un fandango que no pudo ser más feo. Los nervios me traicionaron y no di pie con bola. Pero el contacto con el público fue muy estimulante a la vez.

¿Dónde fue?
- En Tenerife. Me marche con mi madre y mi hermana de vacaciones y nos quedamos 2 años. Trabajamos mucho allí.

¿Te gustó?
-Sí, fue genial. En cuestión de 7 meses ya bailaba con una compañía de danza internacional. Hacía flamenco y clásico español.

¿Cómo se llamaba? 
-Continental Dancers.

¿Por qué siendo de Jerez te viniste para Málaga? Jerez es bueno para triunfar en el flamenco.
-Verás, toda mi familia es de Jerez. A mi me tocó nacer en Alemania porque mi madre estaba allí de gira.

¿Málaga es huesecillo duro de roer?
-Málaga es muy dura, cierto, pero bueno, a mí, gracias a Dios, me han abierto las puertas en mi casa y, a pesar de todos los altibajos que eso me ha causado, no me puedo quejar. Le doy las gracias a todos aquellos que me han brindado la oportunidad de representar al baile femenino de Málaga por tantos sitios, en particular a Paco Mora. Susana Tamarit CanoVerás, mi flamenco es mío, de mi alma, de mi corazón, es algo que está en mí y mi flamenco estará donde yo baile, sea donde sea. Málaga sólo es un lugar, una ciudad. Sé que tú me has ayudado mucho y te lo agradezco. Eso no lo olvidare jamás y estás en mi pensamiento por ello.

¿Con qué personaje de la historia te identificas? ¿Sientes predilección por alguno en especial?
-Quizás algún revolucionario. Eva Perón. Historia no muy lejana quizás. El Che me encanta. Soy políticamente muy incorrecta. Pero no, no quiero ser como otra persona, aun puedo sobrellevarme y le doy las gracias a Dios por ser quien soy, pero a pesar de ello sé que aun tengo que mejorar como ser humano.

¿En qué orden pondrías estas palabras o cuál añadirías?
1 amor/ 2 poder/ 3 salud/ 4 familia/ 5 amistad/ 6 justicia/ 7 piedad/ 8 humildad/ 9 dinero/ 10 fama


-No es fácil. Yo te contestaría de dos maneras, una sería así:
3, 8, 4, 6, 7, 5, 1, 10, 9,2. Mi otra respuesta sería ésta:
Familia, amor, salud, justicia, humildad, amistad y piedad, esos son los valores más importantes de la vida; y poder, dinero y fama, los demonios del ser humano. Es una forma de verlo ¿no es cierto?

Susana montando a su caballo "Farruco"¿En qué empleas el poco tiempo que te deja el baile, tus clases y tus actuaciones?
-Bueno, cierto es que no es mucho pero siempre saco un par de horas para irme al campo, con los caballos, O a la playa, pero a caballo. Me encantan, son mi libertad, son todo para mí. El mundo del caballo, el campo… no te puedes ni imaginar cómo disfruto, Mariví, eso me llena de vida.

¿Hablas con los caballos?
-Les hablo, les cuido, lloro con ellos, les bailo y me bailan, me apartan de mi soledad, despiertan mis sentidos, me dan mucha fuerza.

¿Bailarías más a gusto para los amigos o para gente que no te conoce de nada?
-Cuando bailo lo hago con el corazón y me dedico 100 por 100. Todo el que me ve bailar forma parte de mí, sea quien sea. El sol sale cada día para todos, sólo depende de como cada uno lo aprecie.

¿Te verías representando a España como bailaora?
-No. Si me veo trabajando por muchos sitios, pero para representar a España tendría que aprender a bailar.

Solera Chica¿Estudias cada día?
-Cada día. No sólo estudio que me paso las horas investigando, intentando crear y analizando todos mis trabajos anteriores para mejorarlos.

¿Cuáles son esas creaciones tuyas?
-De cada suspiro me llevo algo y casi todos mis suspiros están plasmados en una obra que se llama “Sueño Imposible”, donde se refleja la cruda realidad de la vida, parejas y desamores.

¿Cual es tu papel en la obra?
-Soy una mujer victima de una infidelidad, sumida en una gran depresión. Mi hermana Laura Cano interpreta el papel de la mujer que me arrebata el amor, acudiendo a tres brujas, las bailaoras Yolanda Coral, Cristina Seguín y Rocío González, y Antonio Trujillo, que es el bailaor, se ve embaucado por sus hechizos.

¿Cuál crees que es tu público?
-El que puede ver el baile a través de mi corazón.

¿Susana, qué pasa cuando tienes que bailar y tienes un mal día?
-Bailo, bailo y ¡bailo!

¿Cual es tu rincón favorito de España?
-El Puerto de Santa María, una cala escondida.

¿Recuerdos?
-Muchos, muchos.

¿A qué te dedicarías si tuvieras que dejar el baile?
-A la informática.

¿Es compatible el mundo de la informática con el baile?
-Dame un ordenador y el programa photoshop y te hago virguerías por bulerías.

¿Cómo ves el futuro del flamenco?
- Yo no veo el futuro, yo miro al pasado del flamenco para poder sobrellevar el presente, porque hay mucho peso detrás  y el futuro Dios dirá.

¿Sigue siendo el flamenco una distracción para los señoritos?
-Para los señoritos que verdaderamente son flamencos y lo sienten de corazón, no.

¿Crees que el flamenco está de moda?, porque a todo el mundo de golpe y porrazo le ha dado por el flamenco.
-Creo que con toda la historia que tiene el flamenco detrás, muchas personas deberían de documentarse y escuchar a Manolo Caracol, entre otros, y ver bailar a Manuela Carrasco, a ver si eso se pone de moda a estas alturas. Que conste que lo que ahora gusta tanto, el flamenco fusión y los cantes aflamencaos, se pueden disfrutar de una manera distinta y agradable si conocemos lo antiguo.

¿Se puede vivir hoy en día del flamenco?
-Yo puedo sobrevivir. Con mucho esfuerzo y a pesar de las trabas, sigo bailando.

¿Le interesa el flamenco como profesión a la gente joven?
- Hay muchos talentos por descubrir y mucha hambre de crear, así que pienso que la persona que le guste, que no deje de intentarlo. Tu eliges la carrera pero tu destino está en mano de los demás. Mi experiencia personal, aparte del baile profesional, es la enseñanza. He tenido la oportunidad de comprobar que hay niños y niñas con mucho talento y por ellos sigo adelante con la escuela. El futuro del baile está en ellos. Lo mío es el presente.

¿Cómo te gustaría acabar tu edad para el baile, ¿con fama?, ¿con amor?
-Para qué nos vamos a engañar, me gustaría tener las dos cosas y una seguridad para mi vejez. Si Dios quiere, quiero que la vejez me llegue bailando.

Quiero dedicar a Solera Chica, a Susana, mi amiga, unos versos que le escribí a su caballo "Farruco" cuando murió. Recuerdo cómo bailó ese día, en el último pase del espectáculo Málaga, en Estepona (en la foto superior), comiéndose las lágrimas.

 

Caballo "Farruco"El compás armonioso
de Farruco es silencio,
un bramido de estrellas
equinas y lejanas.
 
Ya tu cincha no ciñe
ni tu brida sujeta
otra cosa que un aire
sin resuello, vacío.
 
Sólo existes en llanto
de lágrimas calientes
y el aire de tu silla
lo remonta un recuerdo.

 

 

Tu alzabas, como nadie,
a Solera Centaura.
Hoy se lleva tu grupa
su sonrisa de niña.
 
Sus caderas redondas
no montarán tu lomo
ni sus muslos rosados
hallarán tus ijares.
 
Pero no sientas miedo
ni temor al olvido,
que el tiempo ya no importa
si te has fundido en ella.
 

 

 

Por un milagro triste
va trotando en sus pasos
tu eternidad de potro
sin herraduras, libre,
 
y el mantón que ella mueve
-sedosa crin, sus flecos-
te mantiene en el mundo
que su sueño cabalga.
 
Será volante al viento
tu nostalgia de yeguas,
la hierba que pisabas
y el galope perdido.
 

 

 

Las trenzas recogidas,
perfectas, en su nuca…
su arranque, su nobleza,
su brillo, su soltura.
 
En todo te recuerda,
compañero querido,
por origen, por raza,
su movimiento puro.
 
Se ha quedado tu halo
demarcando el contorno
de la mujer morena
que baila tu memoria.
 

 

 

Tu caña es pantorrilla,
su corva tu espejuelo,
y pone a tu corona
zapatos de tacón.
 
Nos trae tu relincho
su zapateo, sus ayes,
y recortan el cielo
sus manos en tu cruz..
 
Quedan los ojos negros
de tu corcel, tan grandes,
para que veas la vida,
la luz, el campo, el río…

 


 
En el aire te buscan,
Pegaso ya, sus manos,
dibujando nocturnos
compases y cabriolas.
 
Un ronzal invisible
os une y os separa,
y mantiene los duendes
de oscuridades jondas.
 
Resuena como un trote
alazano en las tablas:
la ráfaga caliente,
salvaje, de la vida.

 

 

Con todo mi cariño y admiración. 
Mariví Verdú
Entrevista con Solera Chica, Noviembre 2007, "El Garitón", Alhaurín de la Torre.

« VOLVER AL INDICE