Flamenco en Málaga
  Administrador
« VOLVER AL INDICE

Benamargosa desde el camino de CútarA pesar de haber pasado muchas veces  por el cruce de Benamargosa que nos indica su dirección, nunca tomamos ese camino hacia el oeste y no sé porqué. Pero las cosas pasan cuando tienen que pasar,  tal vez porque tuvimos  como cicerone a nuestro  amigo Parra, quizás porque la fiesta cutareña nos estaba esperando…

Siempre que vamos a Comares lo hacemos por la autovía hasta la desviación de Olías y, desde ahí, hasta el cruce de La Bolina, Santo Pitar y Los Ventorros, pero  el regreso lo solemos hacer desde el puerto de La Bolina por  la carreterilla que desemboca en  Venta Galwey, y por la carretera de los Montes hacia el Puerto del León, la Fuente de la Reina para desembocar, unas veces por Olletas y otras por el atajo que va a Mangas Verdes, buscando la autovía de Málaga hacia Alhaurín de la Torre. Casi siempre llevamos la furgoneta  de gasoil de Jesús, que gasta menos, pero ayer llevamos mi cochecillo -cinco plazas, si están flacos los invitados- para poder juntos hacer la ruta establecida. Jesús González y Paco Parra, con Sierra Tejeda a la espalda, camino de Cútar.

El día era más propicio dentro del coche que fuera, la verdad;  el viento soplaba con polvo y tierra,  arrastrando bolinas  y ramas secas durante toda la ruta y era bastante incómodo ir a pie. Decidimos dejar La Alquería para un día menos ventoso, ya que la ruta es campo a través, y emprendimos marcha hacia Cútar. Mi compañero lleva el coche. Yo cedo a Paco el asiento del copiloto. Y, como si los pensamientos fueran uno, las tres paradas en el camino hacia Cútar fueron del gusto de todos. La primera, antes de tomar la curva que nos deja en el pueblo, desde donde se divisa Comares en su cerro, majestuosa  y clara, y Benamargosa, a la diestra, como un pueblo tendido al sol. El viento nos llevaba, pero no podíamos pasar por allí sin sentir aquella altura, la precisa para que el aire que entraba en nuestros pulmones nos diera conciencia de libertad y, a la vez, de humildad ante la providencia y  de satisfacción por pertenecer a la tierra más hermosa del mundo.

Mariví Verdú, camino de Cútar, con Comares a la espalda.Cútar, atrapado entre olivos y viñedos, se recuesta sobre la ladera del cerro que lleva su nombre, mientras se baña por las aguas del Río de la Cueva y de su afluente, el Río Cútar, aguas que transforman sus riberas en fértiles huertas que contrastan con el ocre y árido paisaje de sus montes, sólo salpicados por casas encaladas rodeadas de verde, paisaje que me trae a la memoria  la soleá machadiana de campo, campo, campo/ entre los olivos, los cortijos blancos. La Peña del Hierro, a su derecha, testigo de asentamientos prehistóricos, con su poblado y su necrópolis, y más a la derecha la cortina de piedra de la Sierra de Tejeda, una verdadera maravilla.

La segunda parada, obligada también por la belleza del paisaje, fue en la fuente.  No han podido tener más acierto para promocionar el pueblo de Cútar que llamarlo “Fuente del Paraíso”. 

Continuará.

Feliz lunes y hasta mañana.

« VOLVER AL INDICE
1 Maria Jose lunes 21 de diciembre de 2009 20:09:57
MJLD42@hotmail.com
  FELICIDADES!!!!!! Nadie que no sea de Cútar, ni aun siendo de allï, hubiese descrito mejor el paraje que nos rodea y envuelve a todos los que hemos nacido en este lugar.
Gracias por tan bonita lectura.
Gracias por vuestra visita y espero que volvais siempre que querais.
 
Escribe tu comentario
¡Gracias por dejarnos su comentario! — Por favor, intente mantener su opinión relacionada con la anotación, no use insultos, agresiones, o faltas de respeto al autor y otros participantes de la discusión. En caso de no atenerse a las reglas, su comentario podría ser borrado.
   
Nombre (*)
Email (*)
Comentario (*)
Anti-bots (*) Flamenco en Málaga
  Introduzca el código que ve
sobre esta casilla, por favor:
(*)