Flamenco en Málaga
  Administrador
« VOLVER AL INDICE

EL  PENA HIJO:  SU  VIDA  Y  SU  OBRA, por Antonio Gómez Alarcón, Consiliario de la Peña Juan Breva
   
1.Apuntes biográficos
 
José Muñoz Martín, de nombre artístico el Pena Hijo, nació en Málaga el día 4 de septiembre del año 1900, y murió en Mendoza (Argentina) el día 1 de septiembre de 1969. Era hijo del gran cantaor perote Sebastián el Pena y creemos sin ninguna duda, que ha sido el mejor y más importante cantaor malagueño de la época de Marchena, también llamada de la ópera flamenca, o etapa barroca del cante.
Después de su estancia en Madrid, hacia 1914, Sebastián el Pena y su esposa se establecieron en Álora al frente de un negocio de bebidas: el llamado bar del Pena. Allí vivió con ellos su hijo José, fruto de unas relaciones anteriores con la   bailaora Carmen Martín Postigo, apodada la Dientúa. José estuvo ayudando en el bar hasta que, con veinte años, se estableció por su cuenta, pues su padre le montó un quiosco de bebidas.
El Pena Hijo aprendió a cantar y a tocar la guitarra desde muy joven pues vive en un ambiente flamenco. Muchos aficionados acudían al bar a escuchar a su padre, a él mismo, y a los muchos y buenos cantaores locales y provinciales que por allí pasaron.
Su trayectoria profesional, contada a grandes rasgos, fue la siguiente:
  -En 1921 hizo el servicio militar en Sevilla, y algunas noches, actuaba como guitarrista en el café el Tronío. En esta misma ciudad hizo su presentación como cantaor, en el teatro San Fernando.
  -En 1927 obtiene el primer premio en el Concurso Nacional de Sevilla, llevándose la Gran Copa de Andalucía.
  -En Sevilla vivía en el corral de Esquivez, junto a la Alameda de Hércules, vecino de Manolo Caracol.
  -En 1928 graba sus primeros discos, en la discográfica Odeón, con la guitarra de Pepe de Badajoz.
  -En 1929, después de actuar en distintos teatros madrileños, montó en el teatro Price el espectáculo “El mantón de Manila”. Luego montó “La copla andaluza”, en el teatro Pavón.
  -En 1930 hace una gira con Manuel Vallejo, y en 1931, con el Niño de Marchena y Angelillo recorrerá España en una gira que se extenderá hasta 1933. Sigue haciendo giras con distintos grupos por toda la geografía española.
  -Estando actuando en Marsella (Francia), estalló la Guerra Civil Española de 1936. No queriendo volver a España, desde allí se traslada a Argentina el año 1937.
  -En Argentina se hizo propietario de dos cafés y llevó a cabo una intensa actividad artística en teatros y colmaos, grabando varios discos con la guitarra de Sabicas.
  -Por los años cincuenta hizo algunos viajes a España, actuando en Málaga capital y en Álora, donde pensaba volver para quedarse. Pero, enfermo del corazón, le sorprendió la muerte en la ciudad argentina de Mendoza.
 
 
Valoración de su arte
 
 
El Pena Hijo fue un cantaor que desde pequeño vivió y conoció el cante flamenco clásico. Se educó en el cante escuchando a su padre y a los viejos cantaores de su tiempo. Cuando ya se dedicó profesionalmente a este arte, conoció a Marchena, a Vallejo, a Escacena, a Cepero, etc., que influirán en él de tal forma que fue adoptando las características de la nueva época del cante: la Ópera Flamenca.
  Cada artista es fruto de su época; y ésta tiene su propia estética, sus gustos y su propio concepto del cante. No olvidemos que el flamenco es un fenómeno evolutivo, y que los cánones estéticos varían según las épocas. El Pena Hijo supo adaptarse a los nuevos tiempos, pues tenía condiciones para ello, y triunfó.
  La llamada etapa barroca del cante o de la Ópera Flamenca (1925-1955) tuvo las siguientes características:
  -Se preferían las voces musicales, bellas y melodiosas, con grandes facultades.
  -Se desarrolla el llamado fandango artístico o de creación personal, basado, primeramente, en el aflamencamiento de fandangos  populares de Huelva y, posteriormente, en recreaciones personales y mezclas de los fandangos creados por los artistas de más éxito. Cada cantaor que se precie debe tener su propio estilo de  fandango.
  -Se ponen de moda, se recrean y se desarrollan los llamados “cantes hispano-americanos” : guajiras, milongas, vidalitas, rumbas y colombianas.
  -Los cantes grandes se hacen menos jondos y más musicales para adaptarlos al nuevo gusto estético.
  -Entre los años 1925 y 1936, esta época supuso continuación y no ruptura con la clásica o de Chacón, y, en líneas generales, fue de gran creatividad y positiva para el cante. Después de la Guerra Civil, y hasta comienzos de la nueva etapa de revalorización de los años cincuenta, el cante fue subsidiario de la copla o de la canción flamenca, degenerando a veces en vulgaridad y en espectáculos de poca calidad.
  -El artista más representativo, más popular y punto de referencia de la etapa fue el Niño de Marchena. (Marchena, 1903. Sevilla, 1976). Su estética cantaora impregnó todo el cante de su tiempo.
 
El Pena Hijo fue un cantaor muy valorado en su tiempo. Cantaba muy bien por malagueñas, tarantas, medias granaínas y fandangos. Creó un fandango personal, y recreó la versión que hizo su padre Sebastián de la cabal de Silverio hasta convertirla en un cante personalísimo. Actualmente es recordado fundamentalmente por estos dos últimos cantes.
 
 
Discografía  comentada  del  Pena  Hijo
 
El Pena Hijo impresionó a lo largo de su vida artística alrededor de 60 discos de pizarra de doble cara, lo que supone 120 grabaciones. Recordemos que su padre Sebastián hizo 21 grabaciones, y Juan Breva, únicamente 10. Sin embargo, y a diferencia de las de su padre, en las grabaciones del Pena Hijo se repiten siempre los mismos cantes: fandangos, malagueñas, medias granaínas, tarantas, soleares, seguiriyas y  “cambio por seguidillas” o cabales.
Las grabaciones se llevaron a cabo entre los años 1928 y 1932 para las siguientes empresas discográficas: ODEÓN,  GRAMÓFONO,  PARLOPHON,  REGAL y  VÍCTOR.
  Los guitarristas que le acompañan son  Pepe de Badajoz, Manolo de Badajoz, Ramón Montoya, Miguel Borrull y Niño Ricardo.
Las últimas grabaciones del Pena Hijo se hicieron en Argentina, en el año 1940, con la guitarra de Sabicas.
 
  3.1- Malagueñas
 
El Pena Hijo conocía muy bien estos cantes y nos dejó grabaciones de casi todos los estilos: de Sebastián el Pena, de Chacón, del Maestro Ojana, del Mellizo, etc.
-La malagueña del Pena, hoy conocida como de Baldomero Pacheco, la grabó el Pena Hijo con una gran calidad, y en dos ocasiones. En una se anuncia el cante como malagueña del Pena padre, y en la otra, como malagueña de la Trini. Por las razones ya apuntadas cuando estudiamos a Sebastián el Pena, creemos que este estilo es en realidad una creación de la Trini, y que tanto Baldomero Pacheco como Sebastián el Pena, hicieron versiones personales del mismo:
 
                                               A las “paeres” me arrimo,
                                               porque andando me desmayo.
                                               Yo me encuentro “desvalío”,
                                               sirviendo de mal vasallo
                                               y tú la culpa has “tenío”.
 
-De la malagueña grande de Chacón grabó el Pena Hijo muy buenas versiones con distintas letras: “Que te quise con locura” o “Allí fueron mis quebrantos”:
                                               En un hospital la ví,
                                               y allí fueron mis quebrantos.
                                               ¡Quién me había de decir,
                                               mujer a quien yo quise tanto,
                                               que iba a tener tan mal fin!.
 
También tiene una versión de esta malagueña con la siguiente letra atribuida al Rojo el Alpargatero:
 
                                               Tú estás “dormía” en tu cama
                                               con la ventana entreabierta;
                                               y agonizando en tu puerta
                                               hay un querer que te llama.
                                               ¡Despierta mujer, despierta!.
 
Con esta misma letra y basándose posiblemente en esta grabación del Pena Hijo, Antonio Piñana canta en la Magna Antología de Hispavox, con el sorprendente título de malagueña de Sebastián el Pena, lo que no es más que una deformada malagueña de Chacón. También incurre en idéntico error Diego Clavel en su antología “La malagueña a través de los tiempos”.
 
Don Antonio Chacón (Jerez de la Frontera, 1869. Madrid, 1929.), fue el cantaor clásico por excelencia y el  máximo representante de la llamada Edad de Oro del Flamenco (1880-1920). Imprimió su sello personal y su estética cantaora a toda esta etapa, creando y recreando infinidad de cantes, sobre todo soleares, malagueñas, granaínas y cantes de Levante.
 
 -La malagueña del maestro Ojana “No mancha ningún linaje” la graba el Pena Hijo siguiendo el modelo de Manuel Vallejo, quien la impresionó hacia 1930.
 
                                               Ni mancha ningún linaje.
                                               El ser pobre no es deshonra
                                               ni mancha ningún linaje;
                                               Jesucristo vino al mundo
                                               pobre y sin calor de nadie
 
Antonio Cerón, de nombre artístico Maestro Ojana, fue guitarrista y cantaor nacido en Málaga. Su vida transcurrió entre los siglos XIX y XX. Aunque de amplio repertorio, destacaba en soleares y en malagueñas. Su malagueña es antigua y lo mismo que otras malagueñas de su tiempo, como la de la Peñaranda o la del Perote, creemos que está en la línea del cante de los jabegotes.
 
  3.2- Tarantas
 
En el cante por tarantas y en muchos otros estilos, el Pena Hijo sigue el modelo marchenista. Las canta muy bien, con mucha melodía, y al gusto de su tiempo.
 
                                               Cariño le tengo yo
                                               al pueblo de Los Molinos
                                               que la mujer que yo quiero
                                               en ese pueblo nació
                                               hija de padres mineros.
 
 
  3.3- Seguiriyas
 
El Pena Hijo fue un gran seguiyero aunque no tenía un repertorio muy amplio. En sus discos  repite con frecuencia la seguiriya del jerezano Manuel Molina “A clavito y canela”, que él canta siguiendo las versiones de la Niña de los Peines y Tomás Pavón. También hace en varias ocasiones la de cierre o cambio, también de Molina “Y vivo yo con penas”, siguiendo la versión de Manuel Vallejo. También tiene una seguiriya de Paco la Luz “Qué dolor de mi mare”, siguiendo la versión de Cepero, en la que hace un alarde de facultades.
Pero su mayor aportación al cante por seguiriyas lo constituye su famoso “cambio por seguidillas”, conocido como la cabal del Pena. Partiendo de la magnífica versión que su padre Sebastián el Pena hizo de la cabal de Silverio, el Pena Hijo, siguiendo la nueva estética musical, la estira y la adorna hasta convertirla en una filigrana barroca personalísima y muy del gusto del público:
 
                                               Si el querer que yo te tengo
                                               de plata fuera
                                               otro más rico, más rico que yo
                                               en España no hubiera.
 
 
  3.4- Fandangos
 
Siguiendo la costumbre de su tiempo, en la que todo buen cantaor debía tener un estilo propio de fandangos, pues era  éste el cante de moda, el Pena Hijo también creó su fandango personal. Influído por Marchena y Vallejo, su fandango es musical, efectista, y termina en un alarde de facultades del más puro virtuosismo barroco. Lo grabó muchas veces y con distintas letras, pero la más conocida era la que decía:
 
                                               Volaba una mariposa
                                               en el jardín del amor.
                                               Se paró sobre una flor
                                               y era la flor más hermosa.
                                               Su fragancia la mató.
 
También nos dejó el Pena Hijo grabaciones de fandangos por el estilo de Cepero y varios estilos de Marchena.
 
 
  3.5- Soleares
 
Cuatro cantes distintos por soleá tiene grabados el Pena Hijo: dos de la Serneta, y dos de Joaquín el de la Paula.
  -La soleá utrerana clásica de la Serneta “Soy piedra y perdí mi centro”, la interpreta siguiendo la versión aprendida de su padre Sebastián. En la otra soleá de la Serneta con aires de Triana “Y pasar por tí quebrantos”, sigue la versión que de este cante hiciera Chacón. Tiene otra grabación con estos dos mismos cantes, pero con distinta letra.
Mercedes la Serneta (Jerez de la Frontera, 1840. Utrera, 1912.), fue una de las mejores cantaoras de la historia y de las mayores creadoras e intérpretes del cante por soleá.
  -Los dos cantes de Alcalá, de Joaquín el de la Paula, los interpreta muy influído por Marchena.
Joaquín el de la Paula (Alcalá de Guadaira, 1875-1933), recreó las variedades más conocidas de las soleares de Alcalá.
 
  3.6-Granaínas
 
Con este nombre en plural se designa hoy tres cantes diferentes:
-La granaína-malagueña de Cepero.- Se basa en un fandango malagueño que el Cojo de Málaga grabó en varias ocasiones, cuya letra más conocida era “Rubia, la mujer primera”:
                                               Rubia, la mujer primera,
                                               hizo Dios por un ensayo;
                                               y como no le gustó,
                                               la tuvo que hacer morena.
                                               !Morena la quiero yo¡.
 
El Cojo de Málaga (Málaga, 1880. Barcelona, 1940), ha sido uno de los más interesantes cantaores de la historia flamenca de Málaga. Fue un destacadísimo cantaor de los cantes mineros, creador de una taranta. También destacó en el cante por fandangos, creando varios estilos personales.
A partir de este fandango y con el toque por granaínas elaborado por el guitarrista Ramón Montoya, José Cepero creó su granaína malagueña (antes la llamó fandango malagueña), de enorme éxito y popularidad en los años del marchenismo:
 
                                               De cien que arrastran cadenas,
                                               lo menos noventa y nueve
                                               las arrastran sin ser culpables
                                               por causa de las mujeres.
                                               Ellas no quieren a nadie.
 
Con esta misma letra, y con el nombre de fandango, el Pena Hijo hizo en 1928 una buena versión de este cante. Este mismo año, Tomás Pavón  lo grabaría dos veces con las letras “Con la Virgen del Pilar” y “A mi mare por su alma”. Anteriormente, y con la primera letra, lo había grabado Marchena.
 
José Cepero (Jerez de la Frontera, 1888. Madrid, 1960). Extraordinario cantaor por todos los estilos, de una interesante discografía, que creó un magnífico fandango personal y la citada granaína malagueña.
 
  -La media granaína de Chacón.- Creación chaconiana basada en el ya citado fandango malagueño o malagueña, como se decía entonces. El guitarrista Ramón Montoya  colaboró con Chacón creando el toque por granaínas para este cante. Su letra más conocida es “Engarzá en oro y marfil”. Con esta misma letra graba el Pena Hijo en 1928, el mismo año en que lo hace Chacón, una muy buena versión de este cante:
 
                                               Llevas una cruz al cuello
                                               “engarzá” en oro y marfil;
                                               déjame que rece en ella
                                               y crucifícame allí.
                                               Una cruz llevas al cuello.
 
El Niño de Marchena llegó a imprimir tanta personalidad a esta media granaína que podemos hablar de una variante personal. La grabó en 1927 con la guitarra de Miguel Borrull: “Tu enfermedad se curaba”. Aurelio Sellés, y a partir de él todos los cantaores gaditanos, cogieron la costumbre de cantarla como cante de preparación antes de la malagueña grande del Mellizo.
Actualmente a este cante se le llama granaína.
 
  -La granaína de Chacón.- Es un cante distinto al anterior, con distinta melodía, muy estirado y barroco. Procede de un antiguo fandango granadino al que llamaban granaína y al que Chacón aporta su estilo y personalidad. Su letra más conocida fue “Viva el puente del Genil”:
 
                                               Viva  “Graná” que es mi tierra,
                                                viva el puente del Genil,
                                               la Virgen de las Angustias
                                               la Alhambra y el Albaicín.
 
José Cepero  grabó este cante en el año 1924 con el nombre de media granaína y la letra “Que le llaman la Alcazaba”. Siguiendo a Cepero y con el mismo nombre y letra, la graba Tomás Pavón en 1928. Manuel Vallejo, que también la  impresionó por aquellos años y con el mismo nombre, la estira y alarga con sus grandes facultades de tenor hasta convertirla en una filigranada pieza barroca de gran belleza. Cuando Don Antonio Chacón graba esta granaína en 1928, el nombre de media granaína ya estaba generalizado y, aunque incorrecto, perduró hasta nuestros días.
Manuel Vallejo (Sevilla, 1891-1960), fue enormemente popular en su tiempo, segunda Llave del Cante y gran cantaor por todos los estilos. Creó un personal estilo en la media granaína y en los fandangos y destacó por saetas, seguiriyas y bulerías.
 
  3.7- Cantes de ida y vuelta
 
El Pena Hijo nos dejó, siguiendo el estilo de Marchena, grabaciones por milonga “No me desprecies, tirana”, y por guajiras “Contigo me caso indiana”, de buena factura. También nos dejó en disco una creación personal por milongas: “Milonga a la aviación”. 

Málaga, 13 de Mayo de 2008. Publicado en www.juanbreva.com

« VOLVER AL INDICE
1 Reyes Romero Campos miércoles 16 de junio de 2010 21:04:54
jarayromero@hotmail.com
  ¿Tiene planes muy importantes para este sábado 19 a las 22 horas? Si no es asi, yo le ofrezco uno muy interesante.
En la Plaza de toros de la Algaba, tendrá lugar un Festival Ecuestre, con musica Flamenco-Celta en directo, Exibiciones ecuestres, cantantes de flamenco, baile de mujeres con caballos, y mucho más...
Todo ello por un fin benéfico: la construccion de un orfanato: "Princesas del Himalaya" en una pequeña ciudad de la India. Organizado por la Fundación Benefica "Tierra Viva"
Venta en taquilla, 10 euros adultos y 5 euros niños acompañados.
Dispondremos de bar abierto durante todo el festival.
Gracias por su atención, y sean gratamente bienvenidos.
2 carmen domingo 12 de junio de 2011 23:34:01
carmendetorre@arrakis.es
  este dia 30 de junio presentarmeos nuestro espectaculo flamenco titulado Castillitos de Coral.
En en Teatro Municipal de Valencina de la Concepcion a ls 8 de la tarde. Este espectaculo esta producio por el Estudio Flamenco Carmen de torres, dirigido y coreografiado pro Carmen de Torres. tendremos al cante a Vicente Gelo, Guitarra Jaime Burgos y baialor invitado Carlos robles.
3 joaquina muñoz miércoles 28 de enero de 2015 00:43:47
joaquina.munoz@hotmail.com
  tengo una guitarra del año1904 de el pena que me gustaría vender, me podrían indicar si conocen algún posible interesado para ponerme en contacto o cómo podría vendarla a alguien interesado.
Gracias por su colaboración
 
Escribe tu comentario
¡Gracias por dejarnos su comentario! — Por favor, intente mantener su opinión relacionada con la anotación, no use insultos, agresiones, o faltas de respeto al autor y otros participantes de la discusión. En caso de no atenerse a las reglas, su comentario podría ser borrado.
   
Nombre (*)
Email (*)
Comentario (*)
Anti-bots (*) Flamenco en Málaga
  Introduzca el código que ve
sobre esta casilla, por favor:
(*)