Flamenco en Málaga
  Administrador
« VOLVER AL INDICE

Gracias al trinitario D. Cándido Castro Padilla y al Hijo Predilecto del malagueño pueblo de Canillas de Aceituno D. Antonio Jiménez González ha llegado hasta nosotros la belleza de este cante: El Jabegote.

Cándido de MálagaY lo tuve que borrar…
tu nombre puse en mi barca
y lo tuve que borrar;
mira si sería eso malo
que se echaron a llorar
los marineros del Palo.

(Cándido atribuye la autoría de esta letra a Ámos Rodríguez Rey, hermano de Beni de Cádiz, y la siguiente a Juan Rodríguez Mingorance “Niño de las Moras”.)

Se me mojaron las velas
estando la mar en calma,
se me mojaron las velas
y fue de las puras lágrimas
que yo derramé por ella,
que yo derramé por ella.


El Jabegote es un fandango abandolao, nacido en el litoral de Málaga, de raíz verdial, que atribuye su creación a los marengos, a esas voces de mar que cantaban por la zona de la Barriada del Palo y por otros lugares de la costa malagueña. Su estructura métrica es una copla o cuarteta, estrofa de cuatro versos octosílabos, con rima consonante o asonante. Dicha estrofa repite a la hora del cante el primer verso en tercer lugar y concluye repitiendo el último verso.

Tu quieres echarme un nudo,
marinero, marinero,
tu quieres echarme un nudo;
como sabes que te quiero
a hacer la lazá te ayudo,
a hacer la lazá te ayudo.

Puede guardar también la métrica de una quintilla, sin repetir el verso último.

Candela, cante y sardinas,
buen vino, noche estrellada,
candela, cante y sardinas…
tras la jábega varada
una  moraga*  divina,
tus brazos por almohada.

Lleva compás de tres por cuatro, tal como el resto de fandangos abandolaos, es algo más lento que los demás y uno de los más antiguos. Sus sonidos están llenos de cadencias, de dulzura, y es de difícil ejecución. Debe su nombre a la embarcación de origen fenicio llamada jábega y a los hombres que la llevan: los jabegotes. De ahí el Cante de Jabegotes. En la actualidad está casi en desuso. Rara vez se canta solo porque su interpretación ha quedado reducida a rematar el cante por Malagueñas.

En el Cante de Jabegotes, amén del poético y singular vocabulario que contienen sus coplas, del preciosismo abandolao de la guitarra y de los altos y delicados matices que les presta la voz, hay dos cosas que me conmueven profundamente cuando lo escucho cantar, ambas unidas y de idéntica intensidad: su raíz social y el lugar donde han nacido, o sea, los marengos y el litoral malagueño.

El cenachero malagueño, dibujo de Ana Flores BelloAunque me crié al Oeste Próximo de la ciudad de Málaga, a orillas de la Playa de la Misericordia, cerca del carril de Los Guindos, entre la calle Pacífico y los Portales de Gómez, nací, como una gran mayoría de malagueños de los cincuenta, en el Hospital 18 de Julio, al borde de la mar, en el Este Cercano, y el aire que inició a mis pulmones trasminaba salitre y brea, todo un levante empapado de agua y sol. Mis recuerdos niños me remiten a unas aguas tranquilas, a un horizonte salpicado de barcas, de boyas de cristal, bajo un cielo azul turquesa dentro del festón de espuma del rompeolas. Con sólo extender mis manos en el rebalaje, la mar me regalaba las sonrosadas coquinas, sus frutos femeninos y sabrosos. Era el mismo mar de los marengos El Cócora, Manolete, Mala Red…

¡Tira de la tralla, qué viene el copo lleno!... Tuve la gran suerte de llevarme en los ojos la inmensa belleza del momento de sacar el copo. La pesca con jábegas al amanecer y al anochecer; los redes rebosantes de plata -a veces eran tales las coparrás que tenían que echar pescado dentro de la barca-; el típico lenguaje utilizado… La venta in situ era muy particular. Los jureles medianos, para el en blanco*, los despachaban a ojo: nueve, diez y once, según tamaño; los chanquetes y boquerones, a puñados precisos.  Para surtir a los puestos y cenacheros*, la pesca se llevaba en serones, o a lomos de un borrico… y todo pregonado con el típico garbo con que Málaga solía pregonar: ¡Qué fresquitos son! ¡Vivitos y coleando! ¡Son de la Farola! ¡Y vienen saltando, niña!... A los mozuelillos que ayudaban a recoger los útiles de la jábega, los gardones, era costumbre pagarles con un ranchillo de pescado, con una garfá, lo que cabía entre las manos de los chaveas. Todo un mundo singular a lo largo del litoral malagueño que existió hasta hace algunos años en los que se prohibió tal arte de pesca.

Puede que la desaparición de todo este espléndido ámbito adonde el jabegote se movía como pez en el agua haya contribuido a su abandono, ya que era su savia y su entorno. Pero el cante de los marengos quedó. Había llegado a mis oídos de niña en voz de mi tío materno Gabriel González, alguien de quién decía el recientemente fallecido José Serrano Ramírez “Pepe de Cañete”, grandísimo cantaor y conocedor de estilos, ser un excelente aficionado y un libro abierto de cante. Con él, el jabegote había alcanzado mi corazón.

Soy marenga, soy del mar,Jabegotes
tu eres, serrano, del monte,
yo, marenga, de la mar…
¿quién a venío a juntar
monte y mar?- Un horizonte
hecho con el verbo amar.

El cante por jabegotes
es un cante mu marengo,
el cante por jabegotes;
igual que el novio que tengo
que no hay jábega que bote
que no traiga el copo lleno.

Primera parte del artículo publicado en la revista Acordes de Flamenco

« VOLVER AL INDICE
1 nono miércoles 29 de julio de 2009 19:38:45
palevante54@gmail.com
  mi padre era del palo y mi madres de torre del mar, mi abuelo paterno era redero y el materno marengo, los recuerdos de mi infancia son los mismo que has descrito y se me han saltado las lagrimas. un saludo
2 Juan Corrales sábado 28 de noviembre de 2009 13:10:34
petardo1710@hotmail.com
  Soy cantaor de flamenco, y tuve la suerte de escuchar este cante en la voz de Naranjito de Triana, ahora Yo lo incluyo en mi repertorio porque no se porque será, pero es un cante que me embarga y me llena de emoción cada vez que lo canto ó lo escucho en la voz de algún colega, sera porque me viene el aire salinero a la memoria de las veces que é estado por Malaga con mi compadre. Enhorabuena teneis uno de los cantes mas bonitos que se pueda escuchar en los palos del flamenco, lastima que esté en deshuso, lo que si te digo es que mientras pueda, Yo lo seguiré cantando. Un saludo flamenco y procurar no perder vuestras raices.
3 hghggffdsa martes 8 de marzo de 2011 20:28:05
hhhhhy
  hjhhjk
4 José Ramón domingo 16 de octubre de 2011 21:03:05
MAESTRO CANDIDO
  Gran fandango sobretodo cantado por Cándido de Málaga, maestro entre los maestros en Málaga. Un abrazo a toda su familia que en el día de ayer 15-10-2011 ha fallecido después de una larga enfermedad.
Descanse en Paz Maestro
 
Escribe tu comentario
¡Gracias por dejarnos su comentario! — Por favor, intente mantener su opinión relacionada con la anotación, no use insultos, agresiones, o faltas de respeto al autor y otros participantes de la discusión. En caso de no atenerse a las reglas, su comentario podría ser borrado.
   
Nombre (*)
Email (*)
Comentario (*)
Anti-bots (*) Flamenco en Málaga
  Introduzca el código que ve
sobre esta casilla, por favor:
(*)