Flamenco en Málaga
  Administrador
« VOLVER AL INDICE

Daniel CasaresSegundo jueves y en bragas. Después de ver el mamoneo que se tienen para con las entradas, que no faltan para los listillos ni para los frescos u/o enchufados, quiero decir que la entrada gratuita me parece un craso error, ya que asisten muchos que no tienen nada que hacer y no les gusta el flamenco y entran porque sí, y como lo que se desconoce no tiene porqué amarse, entran sin apreciarlo y no saben escuchar. Encima, el dar así las entradas, a voleo, deja sin ellas a los que nos gusta y estámos con el flamenco para las duras y las maduras. O deja asientos  vacíos porque no asisten ya que son gratis. El porcentaje de  individuos que entra ocasionalmente, que se convierten a flamenco por un rato de ocio, no puede aficionarse en sitios como este, porque de esta manera no se aprende nada de flamenco. 
Otra cosa a la que nos obliga la mala gestión es al gasto inútil de teléfono para que le digan a una que no hay entradas. Además, hacen pasar por el trago de quina santa catalina de tener que hablar con el gabinete de presidencia ¿no me digan que no es pa mearse, cagarse y no tener con qué limpiarse? Ellos no vienen a esto, no lo cuidan, pero incordian.

Una vez echado el valor para hacer unos cuantos kilómetros pensando que no hay entradas y que tendré que esperar a mis amigos flamencos para una impresión del acto, nos encontramos con que se retarasa la hora esperando que lleguen los que tienen entrada, dejan pasar unos cuantos minutos, y dan entrada a la cola entera y aún hay más de noventa asientos vacíos cuando comienza el espectáculo. Dejan abiertas las puertas para ver si pueden volver a decir en las crónicas de Málaga en Flamenco que es un éxito de todo y un no va más de público, pero ¿a costa de qué?: Olvidan que hay dentro unos grandes artistas y sigue pareciendo aquello el coño la bernarda.

Comenzando por Daniel Casares, el grande de la noche, y digo grande porque se lo merece y encima sale solo ante todos nosotros, y porque le tocó bailar con la más fea, abrir el hielo y aguantar al personal irrespetuoso que vino únicamente a ver el cuadro final y le importan tres carajos los premios y la trayectoria de Daniel Casares. Y, lo más importante, su presencia. Algo que sólo los que carecemos de algunas grandes presencias en nuestras vidas la tenemos en cuenta. Daniel, que tiene el don de sustraerse con su guitarra al país de los genios, fue dejando aires de levante, de ida y vuelta, de bulerías, y de sal de Cádiz, mientras los niños lloraban por las escaleras, correteaban y chillaban, y no paraban de entrar criaturas, como cuarenta más o menos. Así que saludó por cortesía y se marchó sin saber nadie de los que están en blanqueta de esto quien era ese chico maravilloso que llevaba en brazos una guitarra. A los que le conocemos, nos dejó con ganas de estar con él tranquilamente en otro sitio para disfrutar su música y entrar en el trance necesario que su arte dispone.Virginia Gámez y Curro de María

Sin pena ni gloria entran Virginia, con su chorro de voz, y Curro de María, con su genio a la guitarra, porque sucede otro tanto como con Casares, no hay presentación ninguna. Una mala ecualización y una peor acústica de la sala,  añadidas a la fuerza de la voz de Virginia, hacía insoportable el auditorio a los que estabamos por detrás de la fila cinco. La gente seguía como en la primera actuación, o sea, la mayoría, sin respeto. Malagueñas, alegrías de Cádiz y de Córdoba, vidalita, bulerías de La Lole y un acierto para dar fin a su actuación: levantarse y cantarnos sin micrófono, lo que agradecimos todos los verdaderos aficionados porque estábamos a pique de la sordera. Virginia acabó cantando una copla por bulerías que viene desde la Fundación Cristina Herens y se ha expandido entre buenos y menos buenos cantaores, hasta el punto de parecer el himno de la Fundación, y me da  mucho que pensar en el tema de los letristas y en cómo se llega al éxito cuando a la gente les da por uno, sean mejor o peor, y sea por los medios que sean. Y sentí pena porque siempre se recurre a los autores de fuera, como si aquí no hubiera ninguno… los mejores. Eso sí, la bulería nos la hizo muy bien hecha. 

Creo que todavía no se han enterado la mayoría que ser poeta es un estigma, y ser letrista de flamenco es estigma doble, como las varas de nardo. Y que todos los dones nunca se reunen en la misma criatura, afortunadamente.  Virginia Gámez y Curro de María

Los incondicionales puestos en pie despiden a Virginia y Curro con un fuerte y merecido aplauso. 

Y llega la hora de cambiar las sillas para dejar aquello bailable, aunque un trozo de  tarima estuvo a punto de levantarse más de una vez, y entonces parece que estábamos en la playa, con las tumbonas, bermudas y desenfado; o en una fiesta de barrio mal organizada, y los gorrillas. Pero es lo que hay. Los telones, de adorno. La verdad es que todo el espectáculo pareció un ensayo, por lo que al escenario respecta. Sigue el teatro sin adorno alguno, como un hospital robao, eso sí, con entrada de cristal y  fondo flamenco de maderita amarilla.

Y salen los esperados bailaores Fátima y Moisés Navarro, mientras que los niños de la sala se nos quedan mudos y las gentes en los asientos fijas y clavaditas, prueba evidente de que media sala había venido por ellos, eran familiares y amigos,que acudian de fiesta, pero los que creíamos estar en un teatro, ante un concierto de guitarra y cante, nos chocaba tanta fiesta y tanto jaleo. Buena, por cierto, la actuación, pero no la propia por dispar para el auditorio convocado, por unos y otros conceptos del flamenco.Moisés y Fátima Navarro, al baile.

Al acabar el acto aún quedaban algunos asientos, como cincuenta o más sin ocupar, por lo que, si las cuentas no fallan, entraron en plena actuación de los artistas anteriores más de cincuenta personas. Vaya, una alegría.

Para saber quienes eran los componentes del cuadro -ya que nadie los presentó tampoco- y puesto que lo esperaba más de la mitad de la sala, sólo  tuve que quedarme en la puerta hasta que salieron sus colegas, y así me hice con los nombres,  para poder decírselo a todos Uds. El cuadro flamenco estaba compuesto por Juanma, y Rafael Heredia, a la percusión; Juan, Saray y Mara Navarro, a las palmas; Montse Cortés y La Genara, al cante; Carlos y Paco Heredia, a la guitarra, y los anunciados en el programa nazareno, Moisés y Fátima Navarro, al baile.
Bulerías por soleá larguísimas, tangos acamaronaos, seguiriyas y una ovación unánime porque se dejaron todos la piel en el empeño, aunque el dolor de cabeza que sacamos de allí fue chico. Claro, no es culpa de los artistas, es, simplemente, falta de puesta a punto del escenario, falta de vocación y, lo peor, falta de cariño. Juan, Saray y Mara Navarro, a las palmas; Montse Cortés y La Genara, al cante; Carlos y Paco Heredia, a la guitarra.

 

Y digo yo: ¿Tanto dinero le sobra a La Caixa que no mira cómo lo gastan nuestros políticos? ¿Tan seguro están ya los políticos con su Agencia Andaluza de que todo pasará por su fielato y de que pueden hacer lo que les dé la gana con nosotros desde los puestos públicos que les  ha dado el pueblo , que no ponen atención ni cuidados a nuestro arte y a nuestros artistas? Pues que se anden con ojo, que esto se mantuvo en las peñas durante años, antes de que ellos vieran su rentabilidad económica, o lo que es igual, política, y puede volver al sitio de donde vino, o sea, al calor de los buenos aficionados, autogestionarse y que salga muy bien,  y sean ellos los que pierdan el chollazo maltratado que han dado en llamar flamenco.

 

Desde www.flamencoenmalaga.es Mariví Verdú.

Telf. 654 611 792

Se admiten sugerencias, críticas y enmiendas de la plana.

« VOLVER AL INDICE
1 BolicheFlamenco lunes 1 de septiembre de 2008 14:03:23
djazzmoreno@gmail.com
  Hola Marivi, este comentario no solo lo hicistes tu, sino casi todos los artistas y algún que otro responsable de producción, esos que son los que van junto a los artistas, para velar por la calidad del espectáculo. Uno que trabaja por el resto de España, Europa, Asia y America, uno que ya se puede imaginar quién es!! siente verguenza y tristeza a la vez, porque tanto mis padres como toda mi familia proviene de aquí. Siempre busqué el camino para de que manera poder representar a mi tierra de alguna forma y encontré la vía perfecta en una producción 100x100 malagueña... Flamenco de vanguardia donde los haya y llevando el nombre de nuestra Málaga por donde vamos, sin ir más lejos, el pasado Viernes 29 de Agosto, en el 1ºFestival Sabicas en Pamplona, sonó en su particular jaleo el VIVA MÁLAGA. Quiero decir con esto, que con el comportamiento que obsevé ese día, por determinadas personas (que por cierto, no fueron pocas) quise entender que me mandaban a la mierda. Pués bien claro que nos iremos; nos iremos como se fueron MIGUEL DE LOS REYES, PICASSO, FRANCISCO ORTÍZ, JUAN GÓMEZ "JUANITO", y muchos más.
Nadie es profeta en su tierra, pero seguiremos queriéndola y amándola, porque sino, de donde creen que sale tanto duende? de los políticos? no!!, de los gazpachos bolicheros que me prepara mi madre.... Viva tu Marivi y la madre que te parió, por defender lo nuestro, como lo haces. Eres Málaga; porque eres denodada, hospitalaria, noble y lo más importante "la primera en el peligro de la libertad".

 
Escribe tu comentario
¡Gracias por dejarnos su comentario! — Por favor, intente mantener su opinión relacionada con la anotación, no use insultos, agresiones, o faltas de respeto al autor y otros participantes de la discusión. En caso de no atenerse a las reglas, su comentario podría ser borrado.
   
Nombre (*)
Email (*)
Comentario (*)
Anti-bots (*) Flamenco en Málaga
  Introduzca el código que ve
sobre esta casilla, por favor:
(*)